Definición de Sepsis

Sepsis (sēp- del griego ‘pudrir’ + haimíā- del griego ‘sangre’) – nombre femenino. Llamada algunas veces envenenamiento de la sangre, la sepsis es, la mayoría de las veces, una respuesta mortal del organismo a las infecciones.

Los profesionales médicos han venido debatiendo la definición exacta de sepsis por décadas. Sin embargo, una cosa en la que están de acuerdo es en el origen de la enfermedad. La palabra sepsis viene del significado griego de “descomposición” o “pudrirse”. En términos médicos, sepsis se define ya sea como “la presencia de organismos patógenos o sus toxinas en la sangre y los tejidos” o “el estado de envenenamiento que resulta de la presencia de gérmenes patógenos o sus toxinas, como en la sepsis”.

A los pacientes se les da un diagnóstico de sepsis cuando presentan signos clínicos de infecciones o inflamación sistémica; la sepsis no se diagnostica con base en la ubicación de la infección ni por el nombre del microbio causativo. Los médicos se basan en una lista de signos y síntomas para hacer un diagnóstico de sepsis, tales como irregularidades en la temperatura corporal, frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria y los recuentos de glóbulos blancos. La sepsis puede diagnosticarse en un hombre de 72 años de edad con neumonía, fiebre, y un recuento alto de glóbulos blancos, así como en un bebé de 3 meses de edad con apendicitis, temperatura corporal baja y un recuento bajo de glóbulos blancos.

La sepsis se define como grave cuando estos signos o síntomas ocurren asociados a signos de una disfunción orgánica, tal como hipoxemia, oliguria, lactoacidosis, niveles elevados de las enzimas hepáticas, y alteración de la función cerebral. Casi todas las víctimas de una sepsis grave requieren tratamiento en una unidad de cuidados intensivos durante varios días o semanas. Si bien la mayoría de los casos de sepsis están relacionados con enfermedades o lesiones, muchos casos vienen después de una cirugía común, incluso programada.

El Simposio de Merinoff 2010: Sepsis albergó una reunión de expertos internacionales, en el que se trataron los problemas en torno a la sepsis, incluidas una definición global y una declaración de que la sepsis es una emergencia médica y requiere tratamiento médico urgente. La definición generalizada se definió como:

“Sepsis o sepsis es una afección potencialmente mortal que surge cuando la respuesta del organismo a una infección daña sus propios tejidos y órganos. La sepsis conduce a choque, falla multiorgánicas y la muerte, especialmente si no se la reconoce tempranamente y no es tratada de inmediato. La sepsis sigue siendo la causa principal de muerte por infección a pesar de los avances en la medicina moderna, como vacunas, antibióticos y atención hospitalaria aguda. Millones de personas mueren de sepsis cada año en todo el mundo”.

La sepsis puede propagarse en respuesta a incidentes tan aparentemente benignos como un rasguño en el parque infantil o una cutícula cortada en el salón de belleza.

La sepsis ha sido llamada como el costo hospitalario caro en los hospitales de Estados Unidos en 2013, con un costo de más de $24 mil millones de dólares cada año. El cuarenta por ciento de los pacientes diagnosticados con sepsis grave no sobreviven. Hasta que se encuentre una cura para la sepsis, la detección precoz es la esperanza más segura de supervivencia. Hasta un 50% de los sobrevivientes sufren del síndrome post-sepsis.